Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

La impunidad en que se mueven los servidores públicos

Editorial

En México, en teoría, no se cuenta con licencia para matar, aunque en la práctica lo vemos en los múltiples asesinatos a todo tipo de personajes y delincuentes. Tampoco hay licencias para robar, pero en la realidad, los robos se dan en todas sus variantes y son el pan de cada día. Los denominan y distorsionan intencionalmente con nombres diversos y suaves, como peculado, desviación, tráfico de influencias, etcétera, cuyo significado auténtico es el brutal robo de recursos públicos a lo largo y ancho de nuestro País, sin piedad y sin licencia formal por “servidores” públicos. Es decir, por sinvergüenzas que aprovechan sus puestos en la Administración pública y generan pobreza y caos. Por ello da pena seguir escuchando hablar de amor por México y que, si les dan la oportunidad nuevamente lo harán mejor, esos a quienes por su avaricia han perdido la autoridad moral para esgrimir ese discurso. Causan sorpresa los “defensores de la verdad” que aprendieron a esconder lo que no les conviene, aun cuando eso sea la verdad. Pero no cabe duda que el bien tiene sus caminos inescrutables y la verdad no puede ser manipulada por siempre.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima