Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

El impuesto al refresco

Editorial

El impuesto al refresco del 2015 fue calificado como una medida de vanguardia en el combate contra el sobrepeso, obesidad y diabetes. Hoy está siendo demolida por falta de visión del principal objetivo: combatir una pandemia que cuesta más de 80 mil vidas al año. El impuesto a las bebidas azucaradas, creado en México en 2013, fue celebrado internacionalmente por tratarse de una medida que atacaba directamente un importante problema de salud pública. Por eso esperemos que, ahora que una nueva pandemia nos ataca, principalmente a los diabéticos afectados por las bebidas azucaradas, esta bebida sufra un nuevo impuesto cuyo recurso recabado vaya a beneficiar directamente a los servicios de salud. Diabéticos, obesos, niños y malnutridos lo agradecerán. Lo interesante sería escuchar cuáles fueron los motivos de los legisladores que aprobaron la reducción en el IEPS en el 2015… tendrían que estar bajo escrutinio. ¿Cuáles fueron los parámetros? ¿Hicieron algún estudio de las consecuencias del consumo de refrescos? Esos legisladores (priistas, panistas, perredistas -hoy morenistas-) son peligrosos para los ciudadanos o, peor aún, actúan por mandato de terceros.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima