Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

EL ESFUERZO SIEMPRE SE RECOMPENSA

Por César González Guerrero             

La experiencia nos dice que en tiempos difíciles se requiere de mucha imaginación, ser persistente para superar obstáculos y adversidades.

Nosotros que de alguna forma hemos logrado rebasar los 65 años de existencia conocemos gran parte de la historia universal, mexicana y de Guerrero. A través de ello podemos afirmar que las dificultades siempre han existido y existirán. Pero no son eternas, habrá oportunidad para salir adelante.

Así nos pasó a varios de mi generación, algunos fallecidos y otros aún vivos, hombres y mujeres de Copala y la Costa Chica que nos atrevimos, con el apoyo de nuestros padres, a enfrentar horizontes totalmente desconocidos, a la edad de 12 o 13 años.

Pequeños, casi niños, que sin saber con qué íbamos a encontrarnos, alcanzamos el éxito jamás imaginado.

Por supuesto, por diferentes motivos, que no todos lo hicieron, varios se quedaron en el camino y eso es lo que hoy quiero destacar.

Hoy deseo expresar mi sincero homenaje a las mujeres y hombres que por muchas razones no concluyeron sus estudios superiores pero que si nos impulsaron a quienes hoy con orgullo mostramos un título profesional.

El espacio no alcanzaría para mencionarlos, pero seguramente muchos están leyendo este modesto documento, o quizá sus hijos o nietos. Ellos saben muy bien a quienes me refiero. Y a ellos manifiesto mi gratitud por siempre.

Deben saber que, desde nuestros estudios de primaria, secundaria, vocacional y superior, recibimos sus consejos, sus palabras de aliento, su apoyo moral y a veces económico.

Siempre recibimos la oportuna solidaridad necesaria en los momentos más difíciles, cuando carecíamos de lo más indispensable para comer y mantener vivos nuestros sueños.

Experimentamos la falta de dinero para cubrir gastos elementales de renta, pasajes, adquisición de los materiales escolares como libros y cuadernos, ropa y calzado para vestir y en muchas ocasiones decididos a caminar por las calles oscuras en el trayecto de la escuela a la casa, y lo más triste llegar a dormir sin tomar ningún alimento.

Afortunadamente aparecieron algunas personas y familias que generosamente nos brindaron su apoyo incondicional. Por ello somos muy agradecidos ya que eso fue lo que nos enseñaron y creo aprendimos muy bien la lección.

Deben saber que donde quiera que estén vivirán en nuestra memoria. No olvidaremos lo mucho que hicieron por nosotros.

Me refiero a mis abuelos, padres, tíos, primos, sobrinos, amigos, vecinos, compañeros de escuela y salón, paisanos y maestros, etcétera, va para ellos mi humilde homenaje.

¡¡Muchas gracias!!

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima