Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

Las ambiciones y mentiras de Alejandro Arcos Catalán

Cuando en un primer momento, el joven político de Chilpancingo, el perredista Alejandro Arcos Catalán, había dicho que no ambicionada el poder y que la ayuda humanitaria que brindaba a la ciudadanía era de una manera desinteresada, por “puritititita” convicción de servirle a la gente, resulta que todo esto fue una falacia, una gran “mentira” de este amigo discursivo porque en días pasados, se destapó como aspirante a la presidencia municipal de Chilpancingo por el PRD.

Eso demuestra que el pan de cada día de los políticos es la falacia y la simulación. Arcos Catalán anduvo en las colonias repartiendo dádivas a las familias y realizando obras sociales y se ufanaba que entregaba estos beneficios sin cargo alguno y que no ambicionaba el poder, el respaldo y acercamiento con la gente era por puro amor al prójimo, según él.

Pues todo fue una verdadera falsedad, al anunciar en días pasados que siempre sí buscará la presidencia municipal de Chilpancingo por parte del PRD. Se cayó por completo su cortina de humo porque resulta que siempre sí ambiciona el “poder y el dinero”, de lo contrario no se hubiera destapado como aspirante a la alcaldía capitalina.

Si quiere ser presidente de Chilpancingo, es porque realmente siempre sí ambiciona el poder, el joven político muestra su verdadero rostro, el rostro de la mentira y la falsedad, además de la incongruencia. Entonces todas sus acciones tienen un trasfondo, sus ambiciones tienen tintes políticos desde un inicio.

Si realmente lo que viene haciendo es por amor al prójimo y sin ambicionar el poder; pues entonces que continúe por esa ruta de seguir brindando beneficios a la ciudadanía, que se convierta en hermanita de la caridad, que siga entregando tinacos para agua, cemento, despensas, láminas de cartón y realizando obras en las colonias capitalinas y otros beneficios, que continúe por esta ruta, pero sin buscar o pretender el poder municipal, ni una sola regiduría municipal.

Después de que dejó de ser diputado local, nunca se volvió a saber nada del buen amigo Alejandro y que por cierto tuvo sus inicios en el PRI y más tarde se fue al PRD porque allá había futuro político, justo cuando Aguirre Rivero fue postulado a la gubernatura de la entidad por el partido amarillo. Si todas las acciones que Arcos Catalán ha venido realizando en las colonias capitalinas, tenían un tinte político o una intensión oculta, más vale hablar con la verdad, decir de cara al pueblo que todos estos beneficios no eran por convicción de servirle a la gente; sino que por intereses personales y políticos y de esta manera hubiera sido más honesto el buen amigo Alejandro Arcos; pero lo que no se vale es seguir mintiéndole a la gente, diciendo primero una cosa y después otra, esto lo hace ser un hombre incongruente y mentiroso.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima