Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

Urge cambiar los hábitos alimenticios

Editorial

A pesar de que el gobierno federal obligará a las marcas quitar a sus personajes en sus etiquetados de alimentos y bebidas no alcohólicas a partir de 1 de octubre, la guerra contra la comida chatarra aún no termina. Todavía falta mucho para transformar lo primordial: los malos hábitos alimenticios del mexicano. Según estudios que circulan en Internet, en el país se consumen 165 litro de refresco por cabeza al año. Digamos que se bebe poco más de medio litro de refresco al día, lo cual deriva en el desarrollo de enfermedades como la hipertensión o la diabetes. Algo que han dejado de lado las autoridades, pero que es primordial si de verdad se quieren cambiar los malos hábitos alimenticios, es la adicción que el refresco y la comida chatarra provocan en las personas. Estos alimentos tienen el mismo efecto que las drogas en el ser humano. De ahí que no sea suficiente quitar al Osito Bimbo, a Chester Chetos o al Tigre Toño de este tipo de alimentos. Se necesitan estrategias que las refuercen.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima