Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

Acusan Jefe de Secundarias Técnicas de proteger a directivos corruptos y borrachos

*Padres de familia denuncian que Humberto García contraviene las disposiciones de la SEG

Chilpancingo de los Bravo, Gro., 23 de Septiembre de 2019.- El Jefe de Departamento de Secundarias Técnicas, Humberto García Soberanis, protege a directivos de la Escuela Secundaria Técnica número 81 “Aarón M. Flores”, que se presentan a laborar en completo estado de ebriedad y se roban el dinero de las cuotas escolares.

Padres de  familia, quienes omitieron sus nombres por obvias razones, señalaron que Humberto García Soberanis, solapa al inspector escolar de la zona número 5, Edgar Medrano Domínguez, quien tiene sus oficinas en las instalaciones de esa institución, pero que se presenta a laborar en completo estado de ebriedad y que ha sido acusado por sus empleadas de misógino.

Señalaron que el supervisor escolar con anuencia de García Soberanis, responsable de secundarias técnicas, acordaron nombrar como director de esa institución educativa a un personaje que no cuenta con la clave, con serias deficiencias intelectuales, pero con un intenso amor por el dinero, por lo que este año no entregó cuentas de los negocios que administran los maestros en esa escuela aun y cuando está prohibido por el reglamento de la Secretaría de Educación Guerrero (SEG).

Detallaron que la Contraloría de la SEG, señala que por concepto de cooperativa entran un total de 190 mil pesos, porque se pagan a la escuela un total de mil pesos diarios, sin contar con el Turno Vespertino.

Por el negocio de la papelería al interior se pagan cien pesos diarios, dando un total de 19 mil pesos; por el negocio de paletas se paga un total de 70 pesos diarios, dando un total de 13 mil 300 pesos.

Por concepto de cooperación a la que se obliga a pagar a los alumnos un total de cien pesos, se obtienen 80 mil pesos diarios. Por el total de ingresos la dirección de la escuela a cargo de Víctor Hugo Tapia Abarca, obtiene un total de 326 mil 300 pesos, menos el dinero que se entrega a los estudiantes por concepto de cooperativa escolar que asciende a 86 mil pesos, por lo que el director y el supervisor se embolsan la cantidad de 240 mil 300 pesos. Así lo señala el informe de Contraloría.

Aquí no incluyen las kermeses, el pago de cinco peso mensuales a cada alumno por tener acceso a internet, cuando debe ser gratis según disposición de la Secretaría de Educación Guerrero, las comisiones que entrega la Pepsi-Cola y demás empresas que entregan por el hecho de continuar de proveedores y por la venta.

El dinero que debería ocuparse para arreglar la infraestructura de la escuela desaparece en orgías y borracheras de los directivos, mientras los talleres de computación, artes, electrónica y costura, no funcionan en absoluto por lo que se les imparten a los estudiantes cursos de formación.

En días pasados, creyendo que podrían manejar el recurso del gobierno federal, impusieron como Presidente del Comité de Padres de Familia, a un aprendiz de ladrón que se la pasa en la secundaria ideando cómo imponer cuotas escolares, de nombre Humberto Flavio Pérez Saavedra.

A pesar de que la mayoría de los padres de familia votaron en su contra, vergonzosamente Humberto Flavio Pérez Saavedra, se autonombró como Presidente de los Padres de Familia, con ayuda del director, del supervisor y de maestros del SNTE, que se infiltraron en la reunión, con la finalidad de planear su siguiente robo.

Ante este tipo de acciones a todas luces con tufo ladronesco, el gobierno federal modificó la forma de entregar el dinero, y creo el programa “La Escuela es Nuestra”, en la que trabajadores forman comités de padres de familia honestos e íntegros, por lo que se beneficiaron en este año más de 32 escuelas, todas de la zona rural, porque se percataron que existe intención de algunas fuerzas oscuras de apoderarse del dinero.

Por último señalaron que Humberto García Soberanis, permite que se altere el cuaderno de asistencia de los maestros, que presenten licencias falsas, que haya un exceso de ausentismo, que la maestra Luzmi Leydi Alvarado Guzmán se presente a laborar en estado de ebriedad, y que se permita la venta de libros a precios exorbitantes y de forma obligatoria y bajo amenazas. (Por Baldemar Gómez)

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima