Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

UPOEG y OPIM

La Capital

Marcelo VILLANUEVA LUNA

El conflicto en Ayutla de los Libres por el control político y económico, ha trascendido ya en otros niveles, a tal grado de amedrentar a los líderes, como sucedió hace unos días con el secuestro de la lideresa de la Organización de Pueblos Indígenas Mixtecos y su acompañante.

La disputa por el poder municipal se ha venido dando desde hace ya un tiempo, con la llegada de la UPOEG al territorio de Ayutla de los Libres, detonó las diferencias con la OPIM, son dos organizaciones opositoras. La UPOEG es un brazo armado de los grupos que controlan esta región y la OPIM una organización social e incluso la lucha que dieron en contra de militares que abusaron de dos indígenas hace unos años, esta organización fue determinante y el papel de su lideresa Obtilia Eugenio Manuel recientemente liberada por sus captores.

Aquí el invasor es Bruno Plácido Valerio y su ya resquebrajada UPOEG, la organización nativa es la OPIM; pero como Plácido Valerio resultó más vivo, les quitó el poder municipal a los caciques de Ayutla, esos de la cabecera local y que por mucho tiempo gobernaron a su antojo y se hincharon de dinero a costa del pueblo pobre.

El arrebato al poder fue por medio de los organismos electorales como el IEPC y el INE, quienes cedieron a los chantajes y presiones de Bruno Plácido Valerio para desarticular la forma de elegir a sus gobernantes de antaño y estos implementaron la elección por medio de los usos y costumbres indígenas y fue así de esta manera como en el año pasado se instaló esta nueva forma de gobierno a modo de los intereses de la UPOEG y de su líder Bruna Plácido Valerio.

Dicho Concejo Municipal está formado por integrantes de la organización político armada, conocida como la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG) y la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (PC-CRAC). La que no alcanzó repartición del pastel es la OPIM de Obtilia Eugenio Manuel.

Este Concejo Comunitario que ahora gobierna en Ayutla está integrado por cuatro hombres y dos mujeres. Dos de ellos son los indígenas del pueblo Na savi (mixteco), Longino Julio Hernández y su suplente Juan Ceballos Morales, vinculados a la CRAC – PC.

También participaron dos Me’phaa (Tlapanecos), Isidro Remigio Cantú y su suplente Raymundo Nava Ventura, de la UPOEG; así como dos mestizas: Patricia Ramírez Bazán y su suplente Sara Olivera Tomás, quienes entraron en funciones el 30 de septiembre pasado en sustitución de la ex alcaldesa del PVEM, Hortensia Aldaco Quintana, quien heredó el cargo de su esposo, el exalcalde priista Severo Castro Godínez.

El trasfondo de este conflicto entre organizaciones: una armada y otra organización social indígena, es el dinero que se manejan para obras sociales municipales cada año y se habla de un presupuesto mayor a los 120 millones de pesos, por ser Ayutla de los Libres un municipio muy grande en la Costa Chica, tiene más de cien comunidades indígenas y su techo presupuestal de obra es muy voluminoso.

El secuestro temporal de Eugenio Manuel y su acompañante hace unos días, saca a la vista esa disputa entre organizaciones en Ayutla, como que las cosas entre Bruno y la dirigencia de la OPIM no andan muy bien y dicha situación poco a poco se está saliendo de control; por lo que se prevé que muy pronto pueda desatarse en ese municipio una oleada de asesinatos y levantones porque los que están en juego son millones de pesos y el poder municipal ayutleco que ahora mantiene en sus manos la UPOEG, el gobierno local fue repartido entre esta organización y la CRAC.

Anterior «
Siguiente »

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima