Contáctanos

Denuncia

tacita

pan

Anunciate

Casi mueren por negligencia médica dos pacientes en el hospital de Atoyac

*Una mujer se desmayó de un fuerte dolor y pusieron en riesgo la salud de un joven, ya que les negaron la atención médica

 

Atoyac de Álvarez, Gro., 29 de Enero de 2019.- Ante la falta de doctores y enfermeras en el Centro de Salud de El Ticuí, dos personas originarias de ese poblado que se encontraban muy enfermos acudieron a al hospital General “Doctor Juventino Rodríguez”, donde no fueron atendidas por lo que tuvieron que acudir hasta el Centro de Salud de La Parota ya que su situación de salud era de urgencia y por la negligencia de la enfermera por poco y se mueren.

El joven Vicente Pinzón Gómez, quien junto con la esposa de su padre, Mayra Castañeda Guzmán desde muy temprano se levantaron para ir al Centro de Salud de El Ticuí, pues se le había bajado mucho la presión debido a una enfermedad que padece, y junto con la esposa de su padre, quien también enfermó de un fuerte dolor de estómago, acudieron al nosocomio pero como nunca hay doctores ni enfermeras, tuvieron que trasladarse hasta el hospital de la cabecera municipal.

A las 08:30 de la mañana de este martes, llegaron al hospital general “Doctor Juventino Rodríguez” para que los atendieran, ya que Mayra tenía un fuerte dolor de estómago y al llegar a la sala de urgencias se desmayó, pero ni así la quisieron atender, por lo que se tuvieron que trasladar hasta el Centro de Salud de La Parota.

Ahí con voz pausada, Vicente Pinzón, dijo que llegó hasta el hospital a la sala de urgencias ya que tiene cita abierta por el caso de tuberculosis cerebral aguda que padece, pero que la enfermera llamada Ana, “quien es hija de uno que le dicen ‘El Toronjo’, estaba de guardia  y ella prácticamente nos negó el servicio médico, nos dijo que nos tenían que atender en el Centro de Salud de El Ticuí donde vivimos pero ahí no hay doctores ni enfermeras por eso fuimos ahí”, denunció.

Dijo que con esa van tres veces que les han negado el servicio, “aunque nosotros queramos quejarnos con el director nunca se encuentra en la dirección, yo estuve internado desde el 14 de enero y del hospital me mandaron Acapulco porque aquí los doctores me desahuciaron, me dijeron que ya no tenía esperanzas de vida y allá fue donde me recibieron y me pusieron cita abierta”, señaló.

Expuso que debido a su enfermedad su cerebro está dejando de funcionar, “me dan como toques eléctricos y me dicen que es un paralasis cerebral y con la cita abierta puedo acudir a la sala de urgencias a la hora que me sienta mal como hoy que se me bajó la presión y me dieron toques en el cerebro”, explicó.

Aunado a este, también enfermó la esposa de su padre, Mayra Castañeda Guzmán, quien se desvaneció a causa del dolor tan fuerte que llevaba, pero de igual manera tampoco la atendieron, “pedimos al secretario de Salud estatal, Carlos de la Peña Pintos, que ponga enfermeras con vocación y que amen su trabajo, que no juegue con la vida de los enfermos ya que un médico y enfermera está para salvar vidas”, subrayó.

Dijo que los atendieron en el Centro de Salud de La Parota, “Gracias a Dios nos atendió la doctora Rojas y ya nos dio medicamentos porque en el hospital aunque haya no te los dan, por eso pedimos a las autoridades de los tres niveles que vengan a ver las cochinadas que están en el hospital general ‘Juventino Rodríguez García’, ya queremos ver que el presidente de la República revise los hospitales”, concluyó. (Por Maritza Bahena)

Anterior «
Siguiente »

1 Comentario

  1. Un post muy interesante. Gracias por la ilustración. Reciba un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Economía

Clima